Neuroeducación

Neuroeducación

NEUROEDUCACIÓN

¡La enseñanza positiva favorece la memoria a largo plazo!

Neuroeducación. A partir de la escalada de estudios basados en cómo funciona el cerebro, comienza una nueva etapa de conocimiento y una nueva dirección en términos de aprendizaje, ya que las novedosas técnicas de visualización cerebral, nos ofrecen una amplia información del cerebro como órgano responsable del aprendizaje.

Dichos estudios han llevado a una nueva disciplina, en donde confluye un trabajo basado en la neurociencia, la psicología y la educación, potenciando los procesos de aprendizaje y memoria de los estudiantes y es lo que llamamos Neuroeducación.

La Neuroeducación es un nuevo campo de la neurociencia, que nos ofrece útiles herramientas para la enseñanza, en donde tanto el profesor como el alumno se involucran de una forma diferente a la tradicional, ya que el profesor debe evaluar y mejorar la preparación del tema a impartir, basándose en aspectos fundamentales que nos ofrece la neurociencia y la psicología, con el objetivo de facilitar y ayudar en el proceso de aprendizaje del alumno.

Es importante tener en cuenta que el aprendizaje del alumno se debe en parte a la genética y también a los cambios que vivencia desde el nacimiento, influenciado directamente por los estímulos del medio ambiente que inciden directamente en el cerebro.

Se puede evidenciar en madres con hábitos adictivos al tabaco, ya que ello influye en el recién nacido, si la madre es fumadora activa, el niño presenta una respuesta de atención disminuida cuando se les compara con otros niños que no han vivido en ese entorno. Por lo que estos niños presentaran dificultades en el entorno escolar con mayor probabilidad, ya que su capacidad cerebral se verá disminuida.

La Neuroeducación aporta conocimientos que enriquecen a las personas responsables de la educación, tanto profesorado como padres, ya que son los principales agentes involucrados en el aprendizaje del alumno.

No debemos descartar que el alumno es un ser humano cargado de emociones, creatividad y talentos, que le lleva a tener una gran capacidad de aprendizaje, pero que es necesario saber dirigir de forma adecuada, ya que las experiencias de vida, si son positivas generan una red de seguridad y motivación, favoreciendo la memoria a largo plazo.

La Neuroeducación cuenta con ayuda de la neurociencia y la psicología para encontrar este camino, en donde los procesos cerebrales de la emoción, la curiosidad y la atención abren puertas al conocimiento a través de los mecanismos de aprendizaje y memoria.

Por lo que es fundamental despertar en el alumno la curiosidad y las ganas de aprender, ya que ello con lleva al éxito del aprendizaje, dejando atrás la parsimonia en la enseñanza.

Estrategias

Algunas estrategias que ayudan a elaborar las herramientas adecuadas para un aprendizaje óptimo son:

  • Plasticidad Neuronal y Cognición

La plasticidad cerebral hace referencia a los cambios producidos en la estructura cerebral a lo largo de la vida, como respuesta ante los estímulos del entorno.

Dichos cambios se encuentran más sensibles en los primeros años de desarrollo y continúan a lo largo de la vida, en donde las experiencias juegan un papel fundamental, ya que cada una de ellas participa en la continua modificación del cerebro.

Por lo que desde el aspecto educativo dichos conocimientos pueden ayudar a que el profesor sea consciente de que un buen entrenamiento pedagógico facilita el aprendizaje, ya que la plasticidad cerebral se ejecuta cuando los estímulos del entorno le favorecen.

  • Las emociones juegan un papel fundamental

Las emociones son parte esencial de nuestra vida y tienen un papel fundamental, ya que nos ayudan a responder ante un suceso y a visualizar las situaciones de diversas formas, también nos facilitan el entendimiento con el entorno.

Desde el punto de vista educativo, las emociones nos ayudan a comunicarnos con el entorno y a mimetizarnos en él, por lo que es fundamental que el profesor tenga una actitud activa en el proceso de enseñanza, en donde logre despertar en el alumno las emociones positivas, llegando a motivarle al punto que mantenga un alto interés por el estudio. Para ello es necesaria le pedagogía creativa en el aula.

  • La experiencia positiva

Los seres humanos vivimos de experiencias, pero aquellas en donde hemos tenido momentos de satisfacción y logros tendemos a repetirlas y/o nos quedamos con un buen recuerdo, por lo que es fundamental que en los procesos de aprendizaje se vivencien buenas experiencias, tanto en el aula, como en el proceso evaluador, por lo que es fundamental que el profesor maneje diversas estrategias en el aula, que permitan en el alumno vivenciar momentos agradables, ya que ello facilita el aprendizaje.

¡Entre más experiencias positivas más feliz es el alumno, por consiguiente más motivado y en conclusión mayor aprendizaje!.

  • Manejo adecuado de la información

Siendo la información la herramienta más importante utilizada en la educación, es fundamental conocer como el cerebro la registra de forma más eficiente y para ello los estudios de neurociencia nos dicen que aprendemos mejor y más rápidamente cuando relacionamos los conceptos nuevos con lo que se han adquirido anteriormente, además de que el cerebro necesita ejecutar la repetición de todo aquello que tiene que asimilar, es decir que entre más tiempo estudia la asignatura más probabilidades de aprender tendrá.

Recordemos que la motivación debe estar acompañada del manejo de la información, ya que si la forma de transmitir la información es tediosa y aburrida, el alumno pierde el interés y ello conlleva a que no haya aprendizaje.

  • El juego facilita el aprendizaje

El conocimiento a través del juego es una excelente herramienta, ya que facilita el aprendizaje.

La neurociencia nos aporta información respecto a ello, ya que con el juego, los mecanismos cerebrales liberan dopamina y ello con lleva a que la persona se sienta bien, tenga sentimientos de placer, acompañados de gozo y refuerzo, por lo que el aprendizaje por medio del juego conlleva a niveles de satisfacción generando en el estudiante más confianza, además de que mejora la seguridad en sí mismo, aumenta la autoestima, aportando bienestar y mejorando la socialización.

Desde el punto de vista de la educación, el trabajo lúdico es indispensable, ya que potencia la motivación y facilita el aprendizaje.

  • La actividad física favorece el aprendizaje

La neurociencia nos aporta conocimientos de que el ejercicio físico está directamente correlacionado con la actividad cerebral, ya que promueve la neuroplasticidad y la neurogénesis en el hipocampo, facilitando un aprendizaje más eficiente. Además el ejercicio físico genera una respuesta de los neurotransmisores noradrenalina y dopamina que interviene en los procesos atencionales, sin dejar de lado que mejora el estado de ánimo.

Todo ello nos muestra que el ejercicio físico mejora el aprendizaje, por lo que es necesaria una práctica regular de la actividad física.

Desde el ámbito educativo es necesario regular las actividades físicas de tal manera que genere beneficio en el estudiante, a nivel de horarios y trabajo al aire libre.

  • Entrenando se consigue aprender

El cerebro necesita optimizar la información, por lo que una vez la recibe es necesaria la repetición, ya que ello le facilita la adquisición del conocimiento, nos lo enseña la neuroeducación.

Recordemos que el cerebro conecta la información que recibe con la que anteriormente conocía, por lo que se facilita el aprendizaje cuando introducimos nueva información de forma novedosa y más aún si entrenamos con la repetición, llegando a implantar el aprendizaje.

  • El trabajo artístico mejora el aprendizaje

El trabajo en las habilidades musicales y artísticas facilita el aprendizaje, debido a la plasticidad cerebral, desarrollando los procesos de atención y memoria.

Desde el ámbito educativo es necesario darle la importancia que le corresponde a dicha área, ya que genera en el alumno una alta motivación y como consecuencia una buena perspectiva en los procesos de aprendizaje. Un buen conocimiento, gracias a la neuroeducación.

Los estudios e investigaciones de la Neurociencia aportan un nuevo camino hacia la educación, siendo necesaria una reestructuración en el ámbito educativo, basándose en estudios de la neurociencia y la psicología.

Los procesos educativos requiere un trabajo, canalizado en optimizar los procesos de aprendizaje, facilitando la experiencia positiva del alumno y por consiguiente la motivación, con el fin de promover una actitud positiva hacia los estudios y unos altos niveles de satisfacción.

El aprendizaje se facilita si se incorpora en las aulas y en los hogares, estrategias basadas en habilidades pedagógicas creativas, teniendo en cuenta la funcionalidad del cerebro.

Una vez las experiencias del alumno sean positivas, mantendrá el interés por los estudios y disminuirá el fracaso escolar.

Debemos tener en cuenta lo maravilloso y especial que es el cerebro, de donde podemos sacar un gran partido en la enseñanza.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *