Sindrome de Asperger en Niños

El síndrome de Asperger, es un trastorno neurobiológico, que se incluye dentro del Espectro Autista. Hans Asperger fue el primero en identificar dicho trastorno en los años 40 y fue reconocido por primera vez en el Manual Estadístico de Trastornos Mentales (DSM IV), en  1994.

Dicho trastorno se hace evidente en la forma como el cerebro procesa la información, ya que lo hace de manera diferente a lo habitual, especialmente en la comunicación e interacción social y en la flexibilidad de pensamiento y comportamiento.

Dicho trastorno se caracteriza por los siguientes aspectos:

  • Mayores habilidades cognitivas, CI normal e incluso en los más altos.
  • Comportamiento con rasgos repetitivos
  • Intensa gama de intereses por un tema en concreto
  • Dificultades en las conexiones y habilidades sociales como:
    • Hablar durante mucho tiempo de sus temas de interés y no saber en qué momento terminar la conversación.
    • Dificultad para entender la comunicación no verbal (gestos, tono de voz etc.) además de los mensajes sutiles que se trasmiten a través de dicha comunicación.
    • Se caracteriza por manejar el mensaje lingüístico de forma literal, es decir que la comprensión del lenguaje es exacto y en muchas ocasiones no entiende las bromas, sarcasmos o la doble intención.
    • El manejo del lenguaje es correcto, pero suele expresarse de manera formal, con palabras técnicas y elaboradas.

Como se relaciona  un niño con Asperger

  • A un niño con Asperger le resulta difícil reconocer y comprender las reglas sociales, en diversas ocasiones tiene intención de relacionarse con los demás, pero no sabe cómo hacerlo.
  • Es difícil para el niño con Asperger relacionarse con los demás o hacer un trabajo en grupo, por lo que en diversas ocasiones elige estar solo.
  • Al expresar emociones, le es difícil hacerlo de manera convencional, por lo que pareciera que lo hace de forma inadecuada o fuera de lo común.
  • En diversas ocasiones no expresa emoción, ni tiene en cuenta la de los demás, pero en realidad lo que sucede es que es complejo para él.

De qué forma estructura el pensamiento un niño con Asperger

  • Mantiene un pensamiento poco flexible, siendo rígido a la hora de tomar decisiones, la poca elasticidad de pensamiento le lleva a tener dificultades.
  • Cuando elige un tema en concreto, lo analiza en profundidad y presta un gran interés hacia ello por largos periodos de tiempo.

Necesita establecer rutinas diarias que le generen tranquilidad y pautas de seguridad.

Los cambios de planes y/o de nuevos contextos le limitan su comportamiento, presentando problemas de adaptación.

Los estímulos del entorno, como ruidos, olores, luces etc, le producen sensación de malestar, presentando alta sensibilidad hacia ello.

Como ayudar a un niño con Síndrome de Asperger

  • Es fundamental conocer las características que atañen a la patología, para poder orientar de forma adecuada.
  • Utilizar un lenguaje concreto y directo, sin dobles sentido
  • Entender que el niño no emite comportamientos caprichosos e intencionados, ello hará que sea posible dirigir la conducta de forma positiva.
  • Comprender que manejan una forma distinta de ver e interpretar el mundo.
  • Entender la importancia de las rutinas y el pensamiento rígido, orientándole hacia un pensamiento más flexible.
  • Es importante conocer su opinión de cómo manejar la resolución de conflictos.
  • En la comunicación es positivo que el elija, la forma como quiere que el adulto le apoye o le ayude.
  • Interésate por conocer las fortalezas y debilidades del niño, lo que le gusta y con lo que se siente incómodo.
  • No le fuerce a estar en contextos sociales, donde no se sienta bien.
  • Acepta al niño con Síndrome de Asperger y guíalo desde el cariño que se merece.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *